|

Derribando mitos: Bebés al sol

Con la llegada del verano comienza la preocupación acerca de las precauciones que hay que tomar con los bebés a la hora de ir a la playa, la piscina e incluso al parque, sobre cuál es la edad a la que un bebé puede exponerse al sol y si necesitamos alguna medida excepcional con ellos frente a las que tomemos como adultos.

En NAÁY queremos ayudarte desterrando algunos mitos que hay sobre la exposición al sol de bebés y niños pequeños:

1. Los bebés tienen que ponerse al sol para que no se les altere la bilirrubina.  FALSO

La radiación solar favorece la formación de la previtamina D que se transformará en la propia vitamina pero no es necesaria, y de hecho está desaconsejada, la exposición directa al sol de los bebés.

Lo que sí se aconseja al respecto es que no permanezcan en lugares en penumbra sino dentro del hogar en una estancia luminosa donde la exposición sea indirecta y donde no le alcancen directamente los rayos solares.

 

2. No hay una edad mínima para empezar a tomar el sol.  FALSO

Los bebés menores de 6 meses no deben ser expuestos al sol, ni siquiera utilizando los protectores solares más potentes.

A partir de esa edad, hay que tomar medidas más exigentes que las recomendadas para los adultos.

 

3. Los efectos nocivos del sol son acumulativos.  VERDADERO

La piel tiene memoria, esto es algo ya demostrado y aceptado por la comunidad científica, por lo que retrasar la exposición al sol de los bebés además de protegerles de daños inmediatos les está previniendo del posible desarrollo futuro de un cáncer de piel y otras alteraciones igualmente graves a nivel cutáneo.

 

4. La piel de los bebés se quema con mayor facilidad.  VERDADERO

Aunque la piel del bebé tiene el mismo número de capas que la piel del adulto, cada capa tiene mucho menos espesor. El espesor de la piel de los bebés representa sólo la quinta parte del espesor de la piel adulta.

 

5. Los bebés necesitan un protector solar específico para su tipo de piel.  FALSO

Los protectores solares, por su formulación, suelen ser una fuente importante de tóxicos que deberíamos evitar a cualquier edad.

Los bebés y los adultos necesitan un buen protector solar, libre de tóxicos, y no es necesaria ninguna formulación específica para bebés. No obstante si eliges un protector solar con barrera física, es decir formulado con óxido de zinc o dióxido de titanio,  que además tenga en su composición algún activo especialmente indicado para pieles sensibles será apto para toda la familia e ideal para los niños más pequeños y bebés.

La marca NAÁY te ofrece PURE ZINC un bálsamo solar 30FPS a base de óxido de zinc y cera de arroz así como extractos y aceites vegetales naturales procedentes de la agricultura ecológica, además no contiene aromas ni colorantes, lo que lo hace ideal para toda la familia sin necesidad de comprar varios protectores solares según la edad.

Comprar PURE ZINC en la tienda online

 

6. Se deben extremar los cuidados frente al sol con los bebés.  VERDADERO

Por estas características de la piel de los más pequeños de la casa debemos ser mucho más estrictos a la hora de llevar a cabo las ya conocidas recomendaciones a la hora de exponerlos al sol:

  • Evitar las horas centrales del día.
  • Utilizar gorra y ropa para cubrir las zonas más sensibles.
  • Mantenerse bien hidratado, bebiendo agua y comiendo frutas y verduras ricas en agua y sales minerales.
  • Aplicar el protector solar, con barrera física, 15 minutos antes de la exposición solar.
  • Repetir la aplicación del protector solar tantas veces como sea necesario.

y en NAÁY añadimos algunos detalles que no suele aparecer en las recomendaciones habituales pero que son fundamentales para mantener nuestra piel sana tras su exposición al sol y especialmente la de los más pequeños de la casa:

1.Tras la exposición al sol lavar cuerpo y cabello con un shampoo-gel sin sulfatos adaptado al tipo de piel, en el caso de los bebés recomendamos el shampoo-gel suave 2 en 1 FUN SHOWER, libre de sulfatos y aromas añadidos.

 

2. Hidratar la piel y aplicar algún tipo de loción reparadora, en este caso podemos recomendarte el gel de aloe puro enriquecido KIND HERO especialmente si hay síntomas de quemadura, enrojecimiento o irritación, si no fuera así podemos limitarnos a una loción hidratante como la Leche Corporal Infantil My Little One.

Es muy importante poner especial atención a lo que pones sobre la piel de tu bebé pues al ser su piel mucho más fina y su barrera natural especialmente delicada, hace que absorba de forma más rápida y en mayor cantidad cualquier cosmético que se le aplique. Por eso debemos tener mucha más precaución al elegir cualquier crema, gel, shampoo o loción que pongamos sobre ella.

Esperamos que estas indicaciones y análisis de los mitos más frecuentes al respecto te hayan sido de utilidad, si necesitas información adicional no dudes en contactar con nosotros.

 

Publicaciones Similares

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *