Tabaco y daños estéticos

Todos conocemos sobradamente los daños del tabaco en la salud física e incluso podemos ser conscientes de lo que supone a nivel emocional o mental una adicción como esta pero ¿sabes los daños que el tabaco te provoca a nivel estético?

1. Empeora las afecciones cutáneas

Las patologías dérmicas ya existentes empeoran con el tabaco, desde la psoriasis hasta cualquier eczema, especialmente si están en zonas donde el humo y el propio tabaco entran en contacto directo como son manos y cabeza.

Pero además el carcinoma epidermoide se manifiesta con el doble de frecuencia en los fumadores que en los no fumadores.

 

2. Dificulta la desaparición de manchas y marcas

El humo disminuye la circulación e intoxica la sangre además de restarle oxígeno a los tejidos, por esta razón las heridas cicatrizan de forma más lenta en los fumadores.

Esto hace que esas pequeñas marcas, cicatrices, restos de acné, etc. tarden más en desaparecer e incluso que no se eliminen totalmente provocando un rostro poco uniforme y de tono apagado.

 

3. Deshidrata y matiza la piel

Tanto el propio calor provocado por el cigarrillo a nivel cutáneo, que hace que la piel pierda agua, como la presencia de monóxido de carbono, que resta oxígeno, hacen que la piel se reseque y pierda hidratación.

La pérdida de hidratación y la oxidación provocan un cutis sin su brillo natural y con un aspecto cetrino y apagado.

 

4. Provoca envejecimiento prematuro

La aparición de arrugas más densas y más tempranas es otra de las consecuencias del tabaco debido a que éste altera el flujo sanguíneo arterial en la piel y por lo tanto dificulta que el oxígeno y los nutrientes lleguen de modo correcto al tejido dérmico, alterando la producción de colágeno y por lo tanto haciendo que la piel pierda elasticidad. 

 

5. Estrías y flacidez

La nicotina daña las fibras musculares y el tejido cutáneo, esto unido a la dificultad para producir colágeno que ya mencionamos, provoca flacidez en la piel y con ello la aparición de estrías especialmente en la zona abdominal.

 

6. Daña el cabello

El cabello de los fumadores se vuelve más delgado y quebradizo debido a lo que ya hemos mencionado acerca de la dificultad para hacer llegar a las células la oxigenación y nutrición  necesaria para su correcto funcionamiento.

Además, al debilitarse el cabello, hace que empeore visiblemente la alopecia.

 

¿Necesitas más razones para dejar de fumar?

En NAÁY siempre apostamos por un estilo de vida saludable. La salud de la piel y la belleza empiezan en el interior, con una alimentación y hábitos correctos que serán la base para que los cuidados externos alcancen la mayor eficacia.

Publicaciones Similares

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *